Chulilla Maravilla

Chulilla Maravilla

Fue tras la espectacular ruta de El Salto de Pero Gil y el Barranco de Calomadre en Teruel, a la que vinieron dos buenos amigos desde Alcoy cuando Jordi C. dijo, “En noviembre Chulilla, ¿te apuntas?

La respuesta resumida fue: “Pues claro!”

Yo ya conocía bastante bien la parte de la ruta más “turística” de hacer salidas de senderismo con “mi princesa”, rutas que podéis ver en este blog y que os recomiendo a todos:

 

La zona es realmente fantástica y hacerla en bici podía ser divertido y bonito, más cuando la ruta iba a estar preparada por Jordi C. con algunos consejos y adiciones de Dani, gran conocedor de la zona.

Se creó el grupo de Whatsapp y poco a poco se fue preparando la ruta y fué aproximandose el día “D” a medida que veía como se iba rellenando dicho grupo hasta llegar a ser nada más y nada menos de 15 bikers para el evento (soy poco amigo de las multitudes, me gusta más disfrutar de las rutas en grupos más reducidos pero en esta ocasión bien valía la pena, ya que venía “lo peorcito de cada madre”).

Llegó el día, toco buen madrugón (los alcoyanos, bueno yo ya no sé si soy alcoyano, valenciano o turloense) partimos desde Alcoy de buena mañanita: 6:30, los valencianos lo harían durmiendo al menos una horita más y algún amigo amante de las medias horquillas…. tendría que levantar las persianas un poco más temprano todavía, desde la tierra de las palmeras y la Dama de Elche la distancia es algo mayor.

Cual reloj suizo y tras algunos episodios flatulentos que pusieron nuestra seguridad en serio peligro (¡si!, el gas es inflamable y semejante acumulación de metano en una gasolinera….no se yo….) llegamos puntuales a Chulilla.

Fuimos en busca del parking 3 (lugar de encuentro) y atravesando la población ya vimos a Dani, Esther y Chema desayunando. Unos minutos más tarde nos encontramos todos allí; menuda panda: Jordi, Lluís,  Rubén, Chema,  Carlos, Esther, Oscar, Diego, Jordi Kawa, Berto, Jaime, Juan y Sandra (a los que todavía no tenía el placer de conocer) y servidor.

Desde el parking se oyen los primeros “oh!, que bonito!” de los compañeros que no conocían la población.

La verdad que es un pueblo precioso, presidido por su castillo y sus casas blancas apretadas contra un promontorio rocoso conocido como el Monte del Castillo. Es lo que en mi pueblo se viene llamando “un poblet de betlem”.

Vista de Chulilla desde el Parking

Vista de Chulilla desde el Parking

 

Bueno, vamos al lío, así es la ruta.

Salimos del parking en dirección norte para atravesar la población de Chulilla y pedalear unos metros por la carretera CV-394… noooooo, no os asustéis, este es todo el asfalto que vamos a recorrer en la ruta, poco más de 700m.

Llegada esta distancia abandonaremos la carretera con precaución sorteando el quita-miedos del carril izquierdo, donde veremos una senda que nos va a ir bajando hacía el fondo del cañón.

A lo largo de esos 800 metros de bajada disfrutaremos de unas vistas preciosas que van a servir de aperitivo para lo que vendrá más tarde.

Bajamos tomando una senda revirada hasta llegar a un mirador y por detrás no para de oírse “que bonito”, “espectacular”, “waaaaw” 😊, y esto es solo el principio.

Tramo inicial de senda junto al acantilado

Tramo inicial de senda junto al acantilado

 

Desde el mirador el sendero rocoso nos seguirá bajando por el borde del acantilado siempre con el rio Turia y el Charco Azul a nuestros pies. Una Chulada.

Mirador que encontramos en el tramo de bajada inicial hacia el fondo de las hoces

Mirador que encontramos en el tramo de bajada inicial hacia el fondo de las hoces

Al llegar abajo, seguimos el sendero girando con el rio en dirección Este y comenzamos a ascender un tramo de unos 2Km que se hace durito por lo roto del terreno en algún punto, siempre sin dejar la parte más elevada de las paredes del cañón, hasta llegar al punto más peculiar de la ruta y en el que ver la cara de los compañeros que no lo conocían no tiene precio: los puentes colgantes.

Bajando las escaleras hacia el primer puente colgante

Bajando las escaleras hacia el primer puente colgante

Desde lo alto del sendero unas empinadas escaleras nos irán bajando hasta un largo puente colgante de unos 30 metros de longitud, situado a unos 15m de altura, que nos permite atravesar el cañón sobre el rio Turia.

Siempre he dicho que esta ruta es ideal para hacerla con peques por lo bonito y aventurero de este tramo, pero veo que es igual de bonita y llamativa para los adultos vestidos de ciclista jajaja.

Cruzando el primer puente colgante sobre el Turia

Cruzando el primer puente colgante sobre el Turia

Fotos y más fotos y seguimos camino por un sendero que en unos metros nos lleva a unas empinadas escaleras que nos permiten salvar un buen desnivel para llegar junto a la orilla del rio (después del Barranco Blanco de Calomarde esto parece una broma ¿verdad Jordi y Oscar?).

Una vez abajo, el sendero comenzará a llanear/ascender siempre por el interior de la Hoz, rodeado de unas espectaculares paredes muy frecuentadas por escaladores (es raro no ver a ninguno colgado de ellas) siguiendo la ruta conocida como “Ruta de los pantaneros o los calderones”.

Senda por la ruta de los Calderones

Senda por la ruta de los Calderones

Seguimos pedaleando, subimos unas pequeñas escaleras para acceder a otro puente colgante, esta vez no tan espectacular como el anterior, pero muy bonito también y desde aquí ya no dejaremos de pedalear por el bonito sendero pegado a la pared derecha de la hoz  (de más de 80m de altura en algunos puntos) hasta llegar a un Aforo.

Aquí tomamos el camino de la izquierda, cruzando el rio por un puente y tomando una pequeña carretera local (si lo preferimos podemos seguir por la derecha y llegar a la cabecera del embalse de Loriguilla).

Tras unos metros de asfalto, la carreterita desemboca en una pista de tierra ancha (Camino de Loriguilla a Sot de Chera) por la que ascenderemos durante algo más de 6Km dejando atrás unas bonitas vistas del embalse.

Dejamos el embalse de Loriguilla a nuestra espalda

Dejamos el embalse de Loriguilla a nuestra espalda

Durante la subida Jordi y Dani van comentando cual es la mejor opción, si seguir subiendo por la pista o tomar un sendero que parece estar muy roto y supondría más tiempo de ruta y portear bastantes tramos.

Se decide finalizar la subida por pista, ya que además nos permitirá disfrutar de una senda de bajada más, la trialera del Guerrero de Sot.

Repechete tras repechete vamos ascendiendo y tras una pequeña bajada por fin vemos el inicio de la senda a nuestra izquierda. Nos “proteccionamos” y … ¡abajo!

La senda es una gozada, rocosa y rapidilla, con algún punto un poco más comprometido en forma de pedrusco caído de los laterales o escaloncete más alto de lo esperado pero “nada grave”.

Inicio la bajada detrás del pajarraco (Jordi C.)  y tras de mi noto el aliento de Jordi Kawa, así que entre Jordis anda el juego jajaja, en buen lugar me he puesto, no se cual de los dos baja más rápido, así que cojo la rueda del primero de ellos y fiuuuuuuuuu.

Trialera del Guerrero de Sot

Trialera del Guerrero de Sot

Es una lástima que la bajada sea tan corta (unos 900m) porque es muy muy divertida y te deja con ganas de más.

Al llegar abajo le comento a Dani que me ha encantado este tramo, que hemos hecho bien de tomar esta alternativa en la ruta, pero que es una lástima que sea tan corta, a lo que me responde, “no te preocupes, verás la Cuesta larga”, por el contexto entiendo que “La Cuesta Larga” es cuesta-abajo 😁, sonrío, esperamos al resto de compis y seguimos ruta.

Dani nos explica que aquí vamos a realizar un bucle para bajar la “cuesta larga” y llegar Sot de Chera, para más tarde regresar aquí y tomar un sendero de bajada a Chulilla, así que manos a la obra, comenzamos a pedalear en ascenso por el Camino del Plano en dirección a Las Cimas durante los próximos 6,5Km

La subida es durita pero tampoco nada excesivo, así que poco a poco vamos superando los 350 m de desnivel que tenemos por delante de manera regular con algún que otro punto más intenso en forma de ramponcete, pero se lleva bien y se sube casi sin darte cuenta, más si vas de “charreta” con Dani, al que hacía un montonazo de tiempo que no veía y con el que siempre es una alegría volver a coincidir.

Llegando arriba, Dani pone su cara de “malvado” (me vienen recuerdos de nuestros tiempos en el instituto jajaja) y dice, “ahora veras”.

Frente a nosotros vemos un rampón de órdago y exclama vamos, que ya solo “falta uno”, al girarme vi palidecer algunas caras jajaja, pero por suerte la subida ya había finalizado, esa “cuestainfernaldelamuertemortal” se dirige a “Las Cimas” y nosotros vamos a tomar un sendero a nuestra izquierda, la tan esperada “Cuesta Larga”.

Protecciones de nuevo y ¡¡¡abajo!!!

Toca colocarnos las protecciones antes de "La Cuesta Larga"

Toca colocarnos las protecciones antes de “La Cuesta Larga”

Comenzamos a bajar y la verdad es que es una chulada, hay tramos de todos los tipos, más rápidos, más técnicos, rocosos, de firme más amable…. es una de esas que se quedan guardadas en la memoria con sus casi 4,5 Km de descenso ininterrumpido.

En una de esas, ocurrió algo que hizo que mi reputación como “millor biker de tots els temps” se tambalease y comenzase mi día negro:  bajando concentrado al 100% en no salir por el lateral izquierdo y acabar en el fondo del barranco, de súbito, “algo” de color fuxia se levantó frente a mí, era Chema y su cámara, agazapado a la espera cazar sus fotos tan molonas, pero él no esperarlo allí hizo que frenase acojonado (mi cerebro estaba utilizando las pocas neuronas disponibles en coordinar mi equilibrio)  y la mezcla de alguien levantándose frente a mí inesperadamente con la visión de cosas marrones (peldaños de la escalera) me provocó un cortocircuito que hizo que parase.

Cuando oí el grito de júbilo de Chema “madre mía el rider más grande de todos los tiempos bajando a pié” sabía que estaba perdido, pero juro por el honor de Jhon Tomac que ese es el motivo real que hizo que mi reputación cayese instantáneamente un 30% en el mercado continuo del honor biker.

Vuelta a los lomos de la bici y seguimos bajando frenéticamente.

Es una de esas bajadas que le callan la boca a quienes dicen que bajar no cansa. Si bajas rápido, lo irregular del terreno te va castigando y hace que brazos y piernas especialmente comiencen a pedir un descansito, así que más o menos a mitad de bajada hicimos una pequeña parada para reagruparnos y seguir.

La bajada de la Cuesta Larga es super-divertida

La bajada de la Cuesta Larga es super-divertida

Durante la segunda parte de la bajada se tienen unas vistas panorámicas preciosas y hay momentos en los que no sabes si mirar el escarpado paisaje que tienes frente a ti o seguir mirando el sendero (mejor lo último si no quieres salir despedido al vacío jajaja).

Atravesamos alguna zona super bonita para la bici, como una losa de roca sin apenas dificultad pero muy fotogénica, algunas curvitas preciosas y llegamos a Sot de Chera.

Una vez allí nos dirigimos a almorzar (un buen ciclista sabe que es necesario reponer fuerzas jajaja) y dadas las horas (eran aproximadamente las 12:00)  pensamos en hacer un almuerzo potente, un “almuerzo-comida”.

Fuimos a “El Cerrao”, llenos de ilusión, salivando… y al llegar y preguntar… deberíais vernos la cara cuando nos dijeron que a esas horas lo único que podían hacernos era una tostada con tomate. ¿¿¿¿¿¿Álguien ha visto a Conan el Bárbaro o a Khal Drogo comer “tostadas con tomate”???????. Pues bien, esos dos parecen criaturas angelicales comparadas con nosotros cuando tenemos hambre, especialmente comparadas con Oscar cuando se me ocurrió decir “pues ya que estamos si eso seguimos ruta y ya comemos en Chulilla” 😂😂😂.

Por fortuna una amable comensal que se percató de la conversación nos indicó que fuésemos a el bar “El Molino”, donde tras entrar a preguntar amablemente me dijeron que no había problema, simplemente debíamos esperar unos minutos a que fuesen a por más pan.

Tras almorzar como si no hubiese un mañana, (mientras venían los bocatas los cacahuetes y las aceitunas parecían evaporarse) pusimos rumbo a Chulilla.

Retomamos la ruta como no, cuesta arriba, por una pista cementada que nos va ascendiendo y ofreciendo unas vistas preciosas del pueblo desde las alturas (¿para que queremos un dron con estas cuestas Jordi ?) para convertirse más tarde en una pista ancha de tierra de puro trámite (a menos que te engoriles como Oscar, Rubén y Lluis y vayas tomando pequeños tramos de senda que van cortando la pista) – Ya me contarás como le sientan esos “senda-sprints” a las piernecillas a final de ruta Oscar 😂.

Abandonamos Sot de Chera por una pista asfaltada

Abandonamos Sot de Chera por una pista asfaltada

Completamos el bucle volviendo a pasar por la entrada de la trialera del Guerrero de Sot, que ahora dejamos a nuestra derecha para seguir recto durante unos metros e iniciar la última parte de la ruta ya toda cara abajo.

La senda se toma tras una tramo de pista y tras superar un escalonaco (de esos que las leyes de la física indican que por su ángulo no es superable sin irte de cabeza) escondito tras un corto tobogán (de hecho el pajarraco clavó el pico en el suelo al llegar allí el primero). Ante mi estupor, poco a poco la gente se fue animando y uno tras otro iban superando el maldito escalón, hasta Rubén, al que veía dudar seriamente y consideré como mi última esperanza para no ser el único cagón, cedió a la presión de la masa biker y se animó a pasar.

El escalonaco que me costo la reputación

El escalonaco que me costo la reputación

Yo llegué al tobogán y a mitad trayecto decidí descabalgar y superarlo andado, cosa que me valió el mayor abucheo de la historia del btt.

Realmente lo que sucedió es que decidí  mostrarme vulnerable y fingir para que el resto de compañeros se sintiesen mejor al descubrir que el conocido como “El biker mes gran de tots els temps” también tiene días malos y no es infalible. (Como este blog es mío… puedo contar la historia como quiera ¿¿¿no???? , bueno, va, seré sincero, lo cierto es que me entró caquita – bueno, el gran cagazo 💩- a mitad de tobogán, así que aborté misión y lo superé andando demostrando ser el único cuerdo del grupo.)

Una vez pasado el maldito escalón seguimos descendiendo por la senda rápidamente, con algún tramito más técnico pero en su punto ideal para divertirte e ir “despierto” hasta llegar a una pista ancha de tierra.

Nada más llegar a la pista la volveremos a abandonar para tomar una senda que nos lleva al fondo del Barranc de Vallfiguera. Es una senda preciosa, retorcida, pedrolenca y un poco sucia, pero que permite ir rápido y siempre atento a las rocas o ramas que puedan sobresalir por los laterales para so sufrir un enganchón que te acabe tirando al suelo.

Última bajada del día

Última bajada del día

Al llegar abajo ya solo nos queda un obstáculo, un pequeño tramo de durísima y técnica subida por el sendero en el que tras poner pie al suelo en los primeros metros conseguí superar a base de apretar y mucho las piernas,  aquí mire hacia atrás y solo vi un trenecito de bikers baja-ecalones empujando la bici …. (si, como veis mi orgullo está dolido y tengo que buscar argumentos para meterme con ese maldito-grupo de mala gente 😈).

Una vez superado este repechón infernal conectamos con el  PR-V 77 (Vereda Real de Castilla), que en forma de senda, mucho más “amigable” nos lleva hasta la depuradora situada en parte inferior de chulilla, desde donde solo resta dar cuatro pedaladas para superar un buen cuestón asfaltado hasta el parking en el que iniciamos la ruta.

Fin de la ruta: caras de satisfacción

Fin de la ruta: caras de satisfacción

Sin duda una ruta preciosa que vale y mucho la pena realizar.

Gracias a todos los compañeros por la excelente mañanita de btt que pasamos!
Gracias tambien por las fotos, no se de quien es cada cual (Rubén, Carlos, Chema….), así que me tomo la libertad de robaroslas y agradeceroslo a todos

Bikers: Jordi, Lluís,  Rubén, Carlos,  Chema, Dani, Esther, Oscar, Diego , Jordi Kawa, Berto, Jaime, Juan, Sandra y Gabi

 DESCARGA EL TRACK EN GPX: Chulilla-btt

VÍDEO DE LA RUTA

(Gracias Lluís por hacer de camara-man)

FOTOS DE LA RUTA

 

Compartelo si te ha gustado

Deja un comentario

* Para cumplir con la nueva Ley de Protección de Datos y que tus datos estén a salvo (tranquilo, nosotros jamás los utilizaremos para nada, excepto para contestar a tus preguntas si nos las formulas), debes leer y aceptar nuestra política de privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la politica de privacidad *

Tus datos están a salvo con nosotros porque cumplimos el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). Esta es la info. que debes saber:

  • Responsable: Gabriel Linares Santonja (Servidor)
  • Finalidad: Responder a las preguntas y comentarios que nos hagáis a través de este formulario
  • Legitimación: tu consetimiento de que quieres comunicarte conmigo
  • Destinatarios: yo como propietario de la web, aunque tus datos están almacenados en en mi proveedor de hosting (Configbox) que también cumple la RGPD
  • Derechos: por supuesto tienes derecho a acceder, limitar, recitificar y suprimir tus datos

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

Nuestas camisetas!

Camisetas ciclismo y senderismo

FICHA RESUMEN DE LA RUTA



IBP: 107
Dificultad técnica: media
Dificultad física: meida
Distancia: 32km
Desnivel positivo: 1.250m
Tiempo aproximado: 5 horas
Tipo de firme: 5% asfalto, 50% pista, 45% senda

Mira!

Y en nuestra página de Facebook…

This message is only visible to admins:
Unable to display Facebook posts

Error: This IP can't make requests for that application.
Type: OAuthException
Code: 190
Click here to Troubleshoot.

Webs amigas sobre naturaleza

Webs amigas sobre senderismo

No te pierdas…