Ruta de los Volcanes + Faro de Fuencaliente

Ruta de los Volcanes + Faro de Fuencaliente

ATENCIÓN: Esta ruta la hemos realizado con E-bike. El desnivel y la longitud de la ruta con una bici normal sería considerable y convertiría la ruta en muy dura (IBP index de 165), por lo que a menos que estés en muy buena forma no te la aconsejamos sin bici asistida.


Iba a ser nuestro último día ciclista en La Palma, y esta ruta: “La ruta de los Volcanes” era la que más dudas me había generado por las opiniones que habíamos leído y mi charla con Sergio_Summits (un endurero muy amable con el que mantengo contacto a través de las RRSS y que me aconsejo cuando vio que íbamos a ir a La Palma. ¡Gracias Sergio!).

Finalmente las ganas de hacer algo circular (aunque parezca mentira nos gusta casi tanto subir como bajar) y el ansia de conocer todos los paisajes posibles de la isla nos decidieron a seleccionarla: sería nuestra cuarta ruta en la Isla.

Para esta decidimos alquilar unas bicis eléctricas en Emotion Cycling la Palma, al igual que habíamos hecho los dias anteriores con las bicis “normales” (a las que ahora se ha puesto de moda llamar “musculares”, manda huev**).

Decidimos hacer esta ruta con las bicis eléctricas porque los desniveles de la Isla son realmente brutales y viendo la ruta que teníamos planeada inicialmente (57Km y +2.700m de desnivel positivo) y tratándose del cuarto día de actividad nos parecía la mejor opción para no morir en el intento.

La idea era Salir de Los Canarios, llegar al Pico Birigoyo en el Norte y desde allí dirigirnos hacia el Sur por los volcanes/picos subiendo algunos y rodeando otros:  Montaña la Barquita, Pico Nambroque, Volcán el Duraznero, Volcán de la Deseada, Volcan de Martín , de nuevo a los Canarios y desde allí más al Sur Volcán de San Antonio, Teneguia y Finalmente Faro y Salinas de Fuencaliente para finalmente regresar a Los Canarios y finalizar la ruta.

Parecía que iba a ser duro pero iríamos motorizados así que pensábamos que no habría problema.

El día anterior nuestro taxi-biker Sergio ya nos comentó que pensaba que las baterías no durarían ni de coña y que de toda la ruta no nos debíamos perder la parte sur “lava surf” (o algo así la llamó) por la zona de Fuencaliente.

Pensamos «bah!, nosotros la haremos toda en modo “eco” seguro que nos dura».

Y así empezaba nuestro último día de rutas en La Palma, montando bien prontito en la furgo para ir a recoger la bicis en los Llanos de Aridane y desde allí partir rumbó a los Canarios.

 

Tobi haciendo los ajustes a la bici de Jordi

Tobi haciendo los ajustes a la E-bike de Jordi

Mientras Tobi de Emotion Cycing nos ajustaba las bicis le comentamos la ruta que queríamos hacer a lo que abriendo mucho los ojos nos respondió: no, no, ni se os ocurra.

«Si subís hasta Birigoyo, aparte de tener problemas con los forestales os tocará empujar muchísimo la bici por un suelo de arena donde los veintitantos kilos de una e-bike se os harán infernales y además no tendréis batería suficiente. Mucho mejor si acortáis la ruta, subís por “Los Cosmes” y vais directos al Volcán de la Deseada, es ese de la foto (y nos señala un poster gigante que tiene en la tienda, ¡waw!) y desde allí hacéis el resto de lo planeado.

Así ya os queda una muy buena ruta y si se os acaba la batería podéis parar en la panadería Zulay tomáis algo y seguro que os dejan cargarla allí antes de bajar a Fuencaliente, tened en cuenta que desde el Faro a los Canarios tenéis algo más de 700metros de desnivel en 7Km.»

No fallaba, en esta isla hagas lo que hagas cada kilómetro subes o bajas 100 metros, jajaja brutal.

Y así lo decidimos hacer. Jordi tenía dudas de sobre si bajar al Faro de Fuencaliente o terminar en Los Canarios y acordamos decidirlo sobre la marcha según fuese pasando el día y la ruta.

Cargamos las bicis, nos despedimos de Tobi y nos dirigimos hasta Los Canarios, donde empezaría nuestra última ruta en La Palma.

Aparcamos justo frente a la panadería que nos había mencionado Tobi de casualidad. Perfecto si necesitamos cargar baterías ya sabíamos donde estába.

Descargamos bicis y… a rodar.

Callejeamos un poquito en dirección norte para salir de Los Canarios pasando junto a la Iglesia de San Antonio Abad desde donde empujamos un pelito para tomar una pequeña carretera asfaltada que vamos a recorrer durante el primer kilómetro y medio de ruta. A partir de aquí la abandonamos por nuestra derecha y comenzamos a ver las marcas del GR.

Todo este primer tramo de 13Km lo vamos a realizar por una pista de tierra ancha que nos llevará a superar más de 700m de desnivel.

La subida es constante, sin apenas pausa ni descanso (solo conté dos pequeños llanitos/cara abajo que nos permitieron descansar las piernas un poco), y durante la subida cruzamos en un par de ocasiones sobre el sendero por el que bajaremos, ¡PINTAZA!

Tramo inicial de la ruta de los volcanes por la pista entre las pinadas

Tramo inicial de la ruta de los volcanes por la pista entre las pinadas

Como os contaba la subida es por pista, pero es realmente bonita, el paisaje es fantástico y los tonos marrones del suelo totalmente cubierto por hojas de pino canario contrasta con el gris oscuro del firme de tierra volcánica por el que pedaleamos (no, no es asfalto, es tierra, pero parece del mismo color), el negro de los troncos de los árboles (quemados y renacidos, ojalá sucediese igual con nuestro pino mediterráneo) y los amarillos, rojos y ocres de algunas plantas que aparecen entre ellos.

A medida que vamos subiendo el paisaje se hace incluso más bonito, ya que si todo lo anterior lo aderezamos con una enigmática niebla que poco a poco nos va envolviendo queda una estampa preciosa (y fresquita) de la que disfrutamos durante algo más de una hora.

Jordi va contento, sacando fotos aquí y allá, aunque parece ir algo cansadete. Yo hoy me encuentro muy bien y a ratos voy desconectando la asistencia de la bici con el fin de ahorrar batería.

Por fin vemos a nuestra izquierda el indicador de “Los Cosmes” que nos había comentado Tobi y tomamos esa dirección. La pista de por sí empinada ahora lo es más todavía y nos espera una sucesión de retorcidas curvas que, a lo largo de 6Km, nos van a hacer superar otros 550m más de desnivel positivo, esta vez sin el mínimo llano.

La subida hacia el Collado de la Desehada por pista es duro

La subida hacia el Collado de la Desehada por pista es dura

Vamos subiendo y Jordi, que parece preocupado por la niebla comenta, “a ver si vamos a llegar arriba y no vemos nada”. Automáticamente la niebla deja de parecernos tan bonita cuando pensamos que puede impedirnos ver la silueta de ese volcán que habíamos visto en fotos, cruzamos los dedos y pensamos con fuerza «por favor, por favor, por favor…»

Seguimos subiendo sin descanso y de pronto, frente a nosotros, vemos como la niebla a determinada altura desaparece automáticamente, es como si todos los picos de la isla tuviesen un pacto con ella que dijese, “abrázame pero no me tapes».

Sonreímos, ¡bien!, el dios de la niebla ha oido nuestras plegarias.

Allí frente a nosotros en una línea perfecta se corta la niebla y aparece el intenso azul del cielo de la Palma. El cambio es tan grande que parece que se haga de día y un par de curvas más arriba aparece la espectacular vista del volcán, que chulada.

La vista del volcán nos anima a pedalear más rápido y tras otro par de curvas abandonamos la pista al llegar al Collado de la Deseada, donde vemos el sendero GR 131, como siempre perfectamente delimitado por dos perfectas hileras de piedras.

Al llegar a la senda vemos el indicador Fuencaliente (Los Canarios) 9,8Km  hacia el Sur – Refugio del Pilar 7,3Km al Norte y por el centro el sendero que nos sube a la cima del Volcán de la Deseada (1.944m): menuda pendiente.

Inicio de la subida al Volcán de la Deseaada

Inicio de la subida al Volcán de la Deseaada

Jordi va cansadete, me mira y duda en si subir o no.

Barajamos la posibilidad de dejar las bicis y subir a pie, lo que no acaba de convencernos, las bicis no son nuestras y si desaparecen…

Le comento “vale, espera, ya que hemos llegado aquí vamos a hacer una cosa, voy a subir yo con la bici y si vale la pena te hago unas señales desde arriba ¿ok?”.

Justo en ese momento pasa un chico que viene corriendo desde la cima del volcán, saludo y le pregunto, ¿qué tal, vale la pena subir?… a lo que me contesta  ¡sin duda, pero con la bici… os va a costar mucho!

Empiezo a pedalear y a los pocos metro toca bajar de la bici y comenzar a empujar (estos trastos eléctricos no se pueden colgar al hombro, bueno igual un humano de tamaño medio si, pero un canijo de 1,60 y 58Km acaba “descuarringado” si lo hace).

La verdad es que el firme arenoso hace realmente duro subir una bici tan pesada, entre lo que resbala y lo que se hunde la bici …. Ufff.

Subiendo al Volcán de la Deseada

Subiendo al Volcán de la Deseada

Poco a poco voy ascendiendo y de momento me giro y a mi espalda veo una vista increíble, un volcán negro (de hecho creo que se llama Montaña negra) en medio de un mar de nubes, miro a mi derecha y veo como el mar de nubes rodea todo lo que alcanzo a ver, ¡precioso!

Al girarme para llamar a Jordi veo que ya está subiendo, jajajaja, “bonito es el pajarraco” para dejarse algo sin ver.

Así que nada, continuo empujando y resoplando durante algunos cientos de metros más, me cruzo con un par de senderistas extranjeros, me saludan cordialmente,  hablamos un poco, nos despedimos y me parece que murmuran algo así como “están locos” jajaja.

Jordi subiendo a el volcán de la Deseada

Jordi subiendo a el Volcán de la Deseada

Un poco más tarde veo el vértice geodésico, llego a la cima y waaaaw, que chulada. Mientras doy la vuelta sobre mí para ver el paisaje en su totalidad veo asomar a Jordi, ¡ya estamos arriba!

Por fin arriba. Llegando a lo alto del Volcán de la Deseada

Por fin arriba. Llegando a lo alto del Volcán de la Deseada

Sin duda ha valido la pena el esfuerzo, las vistas son increíbles. Estamos ante una vista de 360º que nos presenta un paisaje de lava multicolor abrazado por laderas cubiertas de pino canario donde, dependiendo donde miremos, veremos diferentes gamas colores marrones, ocres, y negros salpicados de verde, siempre entre un inmenso mar de nubes: una chulada.

Volcán de la Deseada

Volcán de la Deseada

Decidimos tomar un bocado aquí para descansar y recuperarnos un poco mientras disfrutamos de las vistas antes de retomar el camino, que ahora sí se convertirá en un “topabajo” la mar de divertido.

Vamos a hacer un primer tramo de bajada de 10Km hasta los canarios flipante.

Empezamos bajando la loma del propio volcán por el mismo sendero por el que hemos subido. Durante la bajada nos cruzamos con los mismos senderistas que vimos al subir y ahora si que entiendo claramente con mi pobre inglés un cariñoso “definitvamente están locos”, nos volvemos a despedir y seguimos camino.

Al llegar abajo tomamos el sendero GR hacia Fuencaliente (Los canarios).

Senda hacia el Llano de las Latas

Senda hacia el Llano de las Latas

Este tramo de casi 10Km es precioso. Rodamos siempre cara abajo, a gran velocidad, sobre un firme arenoso, con una textura entre arena gruesa o grava fina que hace que la bici no sea estable del todo, dándole un auténtico puntito de diversión a la cosa (con algún pequeño sustillo incluido cuando ves «flanear la rueda de delante»).

Desde lejos la escena parece sacada de una peli de MadMax o algo así, un paisaje desértico, volcánico, y un minúsculo rider con una estela de polvo tras de si surcando el valle a toda velocidad. La verdad es que la isla nos ha permitido disfrutar de experiencias únicas sobre una bici.

La bajada por el sendero de arena es muy divertida

La bajada por el sendero de arena es muy divertida

Aunque parezca raro, cuanto más rápido bajas más estable es la bici, así que nada a todo gas… fiuuuuuuuuuuu.

Vamos disfrutando kilómetro a kilómetro, atravesamos el Llano de las Latas, rodeamos el Volcán de Martín y la Montaña Pelada y a medida que perdemos altura a toda velocidad empieza a rodearnos de nuevo la niebla, flipante.

El sendero comienza a ser algo más técnico (nada de gran dificultad), y el firme algo más “estable” y tras rodear la “Montaña del Fuego” comenzamos un sector super divertido, rápido, con curvas más cerradas en el que algunos escaloncitos y alguna raíz que te hacen estar bien atento, siempre sobre un firme arenoso/gravoso que hacen que tengas que estar concentrado para no perder el control de la bici, una caña, super divertido.

Último tramo de bajada antes de llegar a los Canarios

Último tramo de bajada antes de llegar a los Canarios

El sendero atraviesa en un par de ocasiones la pista por la que subíamos al iniciar la ruta y ahora cambiamos el firme arenoso por la inmensa cantidad de hoja de pino jajaja, igual o más deslizante todavía, ¡aquí no te aburres ni queriendo!

Finalmente el sendero desemboca en Los Canarios. Ha sido una chulada.

Seguimos pensando en si acabamos la ruta aquí o bajamos al Faro, le hago ojitos a Jordi y finalmente decidimos bajar.

Aquí comenzaremos otro tramo de ruta 7Km de bajada continuada hasta llegar al Faro/Salinas de Fuencaliente.

Bajada del GR hacia Fuencaliente

Bajada del GR hacia Fuencaliente

Antes vemos que el estado de nuestras baterías no es el mejor (a Jordi le queda una rayita y a mí tres que deben ser casi 2), así que decidimos hacerle caso a Tobi y parar a tomar un bocado en la panadería, que amablemente nos deja poner a cargar nuestras baterías.

Tras la pausa, reemprendemos el camino.  Decidimos seguir el consejo que nos dio Tobi y de cambiar las baterías de bici, evidentemente un canijo como yo consume menos que Jordi, así compensábamos un poco la carga.

Nos dejamos caer por la Calle de los Volcanes (jejeje, nombre muy acertado) y tras unos pocos metros de asfalto cogemos el GR y empieza el espectáculo o lo que Sergio había denominado “lava surf”

El sendero empieza a serpentear en curvas muy cerradas con gran pendiente y  sobre un firme con mucha arena volcánica que hace que más que rodar la rueda se tenga que ir deslizando de una parte a otra para poder trazar las curvas una auténtica chulada.

Lava-Surf

Lava-Surf

Tras este tramos de curvas arenosas hacemos un pequeño tramo de senda menos deslizante y un pelito más técnica y finalmente encaramos una inmensa recta que hace que el sendero corte la llanura sobre la arena negra hasta donde alcanza la vista.

Bajando hacia el Faro y las salinas de Fuencaliente

Bajando hacia el Faro y las salinas de Fuencaliente

La senda cruza la carretera, lo hacemos con cuidado, seguimos bajando un tramo más y finalmente llegamos al final de nuestra ruta, el Faro y las Salinas de Fuencaliente, en la parte más meridional de la Isla.

Salinas de Fuencaliente

Salinas de Fuencaliente

Visitamos el faro (bueno los faros, realmente hay dos, el antiguo y el nuevo. El antiguo quedo seriamente dañado tras la erupción del volcán Teneguia a en la década de los 70 y construyeron el nuevo al lado), sacamos fotos y aprovechamos para tomarnos un birroide en una terraza junto a las Salinas.

Faro de Fuencaliente

Faro de Fuencaliente

Ahora solo nos queda volver, ha sido una muy buena ruta, si señor.

Emprendemos el camino de vuelta, decidimos subir por carretera, ya que pedalear ese gran desnivel que hemos bajado desde los Canarios por pista/senda puede ser duro a estas alturas, así que abandonamos el faro y tomamos la LP-207 a los canarios.

Comenzamos a dar pedales y al poco, tras un par de curvas, noto como la bici empieza a pesar sobre-manera, miro hacia el pulsador y  descubro que allí hay un misterioso led rojo que parpadea y de momento se apaga.

No puede ser, ¡esto no va bien!. Pulso y nada, vuelvo a pulsar …nada otra vez,  BATTERY OFF, glups!

Parece que las ansias de ruta nos hicieron detenernos demasiado poco tiempo en la panadería, nos centramos en comer unos deliciosos pasteles que nos sirvieron y apenas cargamos las bicis y con el cambio de baterías, yo ahora llevo la de Jordi que estaba casi ko.

Quedan por delante 7Km y más de 700m de desnivel con un bicho entre las piernas que pesa 23Kg (me refiero a la bici eh, no penséis mal 😅!!!).

Llamo a Jordi y le digo, tira tú y cuando llegues a Los Canarios si eso bajas a rescatarme con el coche, yo iré subiendo poco a poco.

Así que nada, me animo, comienzo a dar pedales, veo como Jordi me va sacando distancia y poco a poco lo pierdo de vista.

Pienso, “va, es la última, mañana entre los aviones y el coche vamos a estar todo el día sentados, así que no voy a necesitar las piernas” y empiezo a meterle caña (toda la que se puede con semejante hierro debajo del culo) y cuando llevo las patas a punto de estallar, veo la señal de 1Km a Fuencaliente estoy a punto de llamar a Jordi para decirle que no se apure, que para lo que queda entro en los anales de la historia de los pringados del mtb cuando lo veo aparecer con la furgo por la curva que tengo frente a mí.

Hasta aquí hemos llegado. Al parecer a Jordi también se le acabo la batería a un par de Km de la población (ya decía yo que tardaba mucho, incluso llegué a pensar que quería torturarme y estaría riendo arriba del puerto tomando una cervecilla mientras me veía sufrir curva tras curva… un momento… ¿¿¿¿y si realmente fué eso lo que hizo?????, tendremos que mentener una conversación respecto a esto, no lo tengo nada, nada claro).

Cargamos mi bici, nos miramos, reimos, ponemos rumbo a Los Llanos de Aridane, seguimos sudando incluso 15 minutos más tarde sentados en el coche, llegamos a Los Llanos, devolvemos las bicis, nos despedimos de Tobi y Nina y prometemos que algún día volveremos a disfrutar de la Palma.

En Emotion Cycling la Palma

En Emotion Cycling la Palma

Han sido unos días increíbles de bici, risas y senderos.

Gracias Jordi por decir siempre “Si, quiero” a las aventurillas que te propongo y recuerda, esta no será la última, ahora es tu turno, te toca proponer a ti ….

DESCARGA EL TRACK EN GPX:  ruta-de-los-volcanes-faro-fuencaliente

VÍDEO DE LA RUTA

FOTOS DE LA RUTA

Compartelo si te ha gustado

Deja un comentario

* Para cumplir con la nueva Ley de Protección de Datos y que tus datos estén a salvo (tranquilo, nosotros jamás los utilizaremos para nada, excepto para contestar a tus preguntas si nos las formulas), debes leer y aceptar nuestra política de privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la politica de privacidad *

Tus datos están a salvo con nosotros porque cumplimos el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). Esta es la info. que debes saber:

  • Responsable: Gabriel Linares Santonja (Servidor)
  • Finalidad: Responder a las preguntas y comentarios que nos hagáis a través de este formulario
  • Legitimación: tu consetimiento de que quieres comunicarte conmigo
  • Destinatarios: yo como propietario de la web, aunque tus datos están almacenados en en mi proveedor de hosting (Configbox) que también cumple la RGPD
  • Derechos: por supuesto tienes derecho a acceder, limitar, recitificar y suprimir tus datos

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

Nuestas camisetas!

Camisetas ciclismo y senderismo

FICHA RESUMEN DE LA RUTA



IBP: 165
Dificultad técnica: media
Dificultad física: media con E-bike
Distancia: 50 km
Desnivel positivo: 21.650 m
Tiempo aproximado: 5 a 7 horas
Tipo de firme: 2% asfalto 48% pista, 48% senda

Mira!

Webs amigas sobre naturaleza

Webs amigas sobre senderismo

No te pierdas…