Los Carriles bici: una necesidad en los tiempos que corren

Los Carriles bici: una necesidad en los tiempos que corren

Desde hace mucho tiempo, una parte cada vez mayor de la sociedad está demandando en nuestro país la creación y mejora de las infraestructuras necesarias para poder desplazarse en bici, que fundamentalmente son la creación de carriles bici, de aparcamientos para bici y la regulación de las velocidades del tráfico en determinadas vías urbanas.

Esta demanda creciente desde hace unos años ha venido fundamentalmente de la mano de una cada vez mayor concienciación medioambiental por parte de la población en general que poco a poco ha ido adoptando prácticas más sostenibles y ecológicas (reciclaje, compartir vehículo, reducir el uso de plásticos) entre las que un papel importante está representado en la sustitución de los vehículos de combustión por otros menos contaminantes como los patinetes eléctricos o las bicicletas.

Esta tendencia se ha visto reforzada fuertemente con la crisis sanitaria provocada por la COVID-19 que definitivamente ha cambiado nuestras formas de comportarnos, convivir y de desplazarnos, sustituyendo el en muchos casos el transporte público colectivo o el automóvil compartido por otros medios como la bicicleta, el patinete.

De hecho ante este mayor flujo de usuarios y la adaptación de la ley de tráfico que obliga a estos vehículos a circular por la calzada o por el carril bici ya son muchas las ciudades que han comenzado a ampliar y a acelerar la creación de su red de carriles bici.

Madrid, Barcelona o Valencia son ejemplos de ciudades en las que ha ocurrido, ahora bien, quizá de una manera algo desordenada o inconexa y en algunas ocasiones como carriles temporales que acabarán convirtiéndose en permanentes.

De lo que no hay duda es que es una tendencia al alza que ha venido para quedarse y los ayuntamientos de las principales ciudades deberán comenzar a planificar el crecimiento de la urbe y la planificación de las vías existentes teniendo muy en cuenta este factor, que además ira poco a poco suponiendo una retirada parcial de los vehículos de combustión de las vías urbanas.

Pero la administración debe tomar buena nota de como se construyen esos carriles bici y sobre todo de como se mantienen y utilizan.

En los últimos meses parece que hay una competición por trazar más carriles bici que la ciudad vecina. Las administraciones no deben obsesionarse con ser la ciudad que más kilómetros bici tiene, sino por la ciudad que cuenta con una red efectiva y de calidad.

Es necesario tener en cuenta:

Su utilidad

Ya que deben comunicar o transcurrir por vías con una gran demanda por parte de los ciudadanos. Esta será la fórmula necesaria para que realmente sean utilizados masivamente en detrimento de otras formas de transporte. De nada sirve tener muchos kilómetros de carril bici únicamente en la periferia si la intención es que el ciudadano pueda acceder a los lugares de mayor atracción de personas (zonas comerciales, de alta densidad residencial, centros empresariales…).

Además se tiene que planficar teniendo en cuenta su continuidad, no es eficiente un carril bici que cada dos por tres desaparece, obliga a circular por una vía de 3 carriles, vuelve a aparecer, vuelve a desaparecer para tener que subir un paso a nivel por unas escaleras etc.

Su seguridad

Si el usuario se siente inseguro no utilizará esta infraestructura. El miedo a poder ser golpeado por un vehículo a motor hará que opte por otras alternativas de trasnporte.

Los carriles bici han de estar construidos y pensados para ser seguros, estando siempre equipados con separadores que los aislen de la calzada o bien construidos sobre elevados en las aceras que dispongan de anchura suficiente y también contando con elementos de separación para evitar conflictos con los peatones. Los ideales son los carribles bici segregados, que son aquellos que separan el propio carril de trafico rodado y de los peatones.

Al mismo tiempo deben contar con un ancho suficiente para permitir que las bicicletas se crucen sin tener que reducir la velocidad o tener que desviar su trayectoria para no tocarse con las que vengan de frente. El ancho ideal sería de 2m pero nunca debe ser menos de 1,7m

Su mantenimiento

Es imprescindible que como cualquier otra vía los carriles bici cuenten con un mantenimiento adecuado, de nada sirve tener una vía que no está en buenas condiciones y presenta baches, agujeros o desconchados profundos (especialmente en el caso de los patinetes y patines). Por lo tanto además de su construcción a la hora de planificar el carril bici debe tenerse en cuenta su mantenimiento futuro.

 

Su correcta utilización

De nada servirá un carril bici si no se vela por que se mantenga desocupado de obstáculos como coches mal aparcados, contenedores de basura que los invaden etc.

Por descontado queda que el colectivo ciclista y los usuarios de patines y patinetes también deben tomar conciencia y utilizarlos correctamente, con sentido común, respeto hacia el resto de usuarios y por supuesto evitando circular por la acera en todo momento.

Compartelo si te ha gustado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro canal

Síguenos

¡Ayúdanos a mantener la web!

¿Te han gustado nuestras rutas?

¿Te han servido para pasar un buen día?

Venga, estirate, haznos un pequeño donativo de la cantidad que quieras y ayúdanos a seguir manteniento la web. ¡GRACIAS!

Nuestas camisetas!

Camisetas ciclismo y senderismo

Mira!

No te pierdas…

Webs amigas que te pueden gustar

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad