14 consejos para no parecer tan novato sobre tu bici de montaña

14 consejos para no parecer tan novato sobre tu bici de montaña

Puede que hayas decidido dejar el fútbol sala o que la petanca no consiga ofrecerte tu dosis semanal de adrenalina, quizá es que el ciclismo de carretera te aburre o simplemente has decidido iniciar una actividad deportiva para mantenerte en forma y por eso has decidido dar el salto a tu nueva pasión: el ciclismo de montaña.

No importa cuál sea tu razón o tu motivación, lo importante es que estás dispuesto a disfrutar como nadie de tu nueva afición, y como eres novato (al igual que lo hemos sido todos), te vamos a dar unos consejillos (siempre en clave de humor y buen rollo) para que no lo parezcas y no te conviertas en el foco de las coñas de tus compañeros de pelotón más despiadados (todos hemos pasado por ello).

Vamos allá:

 

1 – Elige el tipo de bicicleta adecuado

Vale, tienes los ahorros de toda una vida y vas a comprar una bici buenísima, pero… ¿qué es buenísima?, ¿la que mayor recorrido tiene?, ¿la que es más ligera?, ¿la más cara?. Compra una bici adecuada para el tipo de rutas que vas a realizar, parecerás un melón arrastrando un bicho con 180mm de recorrido y 15Kg de peso por anchas pistas de tierra, al igual que no podrás disfrutar igual con una bici rígida por sendas y trialeras.

Elige la bici adecuada para el tipo de rutas que piensas realizar, no la más cara ni la más molona, y ante la duda, opta por una “para todo” con 130/140mm de recorrido ni te penalizará subiendo ni rebotarás con todas las piedras bajando.

 

2- Practica con tus pedales automáticos

Si vas a estrenarte con ellos, no lo hagas saliendo de ruta, caerás seguro y las risas de los compañeros de pelotón harán que tu autoestima te acompañe por los suelos, especialmente a partir de la tercera caída.

Si vas a utilizarlos por primera vez practica a enganchar y desenganchar en el pasillo de tu casa o en el parque apoyándote en la acera. Y recuerda regular la fuerza de apriete para no parecer el Rey Arturo sacando a Excalibur de la roca cada vez que quieras desengancharte.

Practica con tus pedales automáticos antes de tus primeras salidas

Practica con tus pedales automáticos antes de tus primeras salidas

 

3 – Utiliza tu freno delantero

Si, esa palanquita normalmente colocada en la izquierda del manillar, esa sobre la que cuentan las viejas leyendas que si la aprietas saldrás volando por orejas.

De eso nada, de hecho es el más importante de los 2 frenos, te ayudará a aminorar la velocidad de tu bici mucho más eficazmente y mantiendo el control, de hecho es el responsable de casi el 90% de la deceleración de una bicicleta. Eso sí, mantén el pompis atrás y no bloquees el freno delantero y mucho menos en una curva o aprenderás a volar.

Aprende a utilizar el freno delantero

Aprende a utilizar el freno delantero

 

4 – No te pases con el equipamiento

Llevar un equipamiento adecuado es importante por comodidad y seguridad, pero evita parecer el malo de la guerra de las galaxias con armadura, casco integral, rodilleras, coderas … para rodar por una vía verde o si todavía estas “aprendiendo” a ir en bici.

Primero coge soltura, ve pillando confianza, ya llegará el momento de “protegerte” e ir necesitando todo ese material “de verdad”.

No hay nada como ver a Mr. equipado bajando de la bici ante la menor dificultad técnica … y además te ahorrarás una pasta de entrada.

No te pases con el equipamiento, ya llegará el momento de parcer un "Pro"

No te pases con el equipamiento, ya llegará el momento de parcer un “Pro”

5- Relájate.

Se trata de disfrutar, no vayas tenso como un garrote. No vayas con la cabeza, piernas y brazos rígidos, el equilibrio y control de la bici no depende de eso, viene de tu centro de gravedad y tu distribución de pesos. Disfruta, suéltate y cada vez iras menos tenso. No pienses en todo momento que vas a caer o que no podrás pasar por un determinado lugar, es la mejor forma de caerte o no pasar 😉

 

6 – Utiliza el desarrollo adecuado

No parezcas el correcaminos ni un elefante dando pedales. Utiliza un desarrollo adecuado o te fatigarás demasiado y tus rutas acabarán antes de lo previsto.

Si te cuesta mover la bici no pongas un 22/32 y te pongas a pedalear a 120 vueltas por minuto, acabarás totalmente reventado y tu apariencia sobre la bici será de risa. Por el contrario no quieras ir como un campeón iniciando las subidas con un 42/12, durarás 10 pedaladas. Usa un desarrollo razonable, que te cueste un poco mover la bici pero sin ir atrancado ni haciendo el molinillo constantemente.

Utiliza el desarrollo adecuado y una cadencia razonable

Utiliza el desarrollo adecuado y una cadencia razonable

El objetivo es  encontrar un término medio entre fuerza y rapidez. Un movimiento de piernas demasiado rápido puede favorecer el agotamiento y, por el contrario, una frecuencia de pedaleo demasiado baja provocaría rápidamente un cansancio a nivel de los músculos y de las articulaciones.

Una cadencia aceptable (aunque es algo muy personal y que variará en función del terreno por el que ciclamos) podría estar entre las 70 y 90 vueltas por minuto.

 

7 – Olvídate de la ropa interior: calzones y braguitas no!

Si, seguro que piensas… “¡eso es anti-higiénico!”. Pues no, no lo es (suponemos que lavarás tu culotte cada vez que salgas a rodar y la mayoría de badanas tienen un tratamiento antibacteriano) y sobre, todo tus posaderas agradecerán que no haya ningún tipo de tela que pueda formar arrugas y liártela parda ahí abajo dejándote el  pandero como el de un mandril   ;), y de paso,  estéticamente …  no te llamarán calzonazos cuando ese culotte dibuje unos calzones bajo él.

No utilices ropa interior o tus posaderas pueden acabar mal

No utilices ropa interior o tus posaderas pueden acabar mal

 

8 – Ropa de algodón no,  por favor.

La ropa de algodón acumula el sudor, no seca rápido y aparte de conseguir alguna irritación en la piel debido a la humedad seguro que te conviertes en el rey de los resfriados cuando empiece a soplar el viento o encares un descenso prolongado, ya no te contamos nada si es invierno, te pondrás a temblar como un pelele.

 

9- No te excuses a cada momento ni cuentes viejas batallas de grandeza

  • Es que los nuevos frenos no van bien …
  • Es que me ha hecho tapón …
  • Es que no me ha cambiado a tiempo ….
  • Es que hoy he desayunado poco …
  • Yo esto cuando era joven me lo subí con plato grande …

 

No tienes por qué dar explicaciones a nadie y menos si estás empezando. Si no te atreves a bajar por algún lugar, desmonta de la bici y anda, si no puedes más para y descansa.

No cuentes viejas batallas de cuando eras capáz de ganar una etapa del tour de Francia o saltabas cortados de 2m, lo que cuenta es el aquí y ahora. Haz lo que sabes y intenta imitar y seguir la rueda y trazada de los compañeros más experimentados, en lugar de parecer un charlatán te ganaras su respeto por tu interés y ganas de mejorar.

 

10 – Lleva los accesorios y herramientas necesarios.

Quita la cesta, el caballete y el portaequipajes de la bici, no te hacen falta, en cambio lleva siempre cámaras de repuesto, troncha-cadenas, bombín… No seas el que nunca lleva nada, especialmente si vas solo 😉 … no te imaginas lo divertido que puede ser darte un pateo de 20Km de vuelta a casa por no llevar una simplem cámara de repuesto o un tronchacadenas.

Debes llevar lo necesario, tanto tu como tu bici

Debes llevar lo necesario, tanto tu como tu bici

En cuanto a la comida, no te lleves la lata de cerveza, las papas, el tupper  y las aceitunas detrás, pesan mucho y ocupan demasiado. Algunos frutos secos o barritas y un bocadillo adecuado para la longitud de la ruta serán suficientes, ya te tomaras la cervecita a la vuelta.

 

11 – Cuida tu posición sobre la bici, especialmente la altura del sillín.

Ya no por la apariencia, sino por salud.

Si las rodillas están a punto de tocar tus orejas al pedalear, sin duda llevas el sillín demasiado bajo. Recuerda, no es como con tu bici de la comunión, no tienes por qué estar haciendo pie con las dos plantas cuando estas parado, es más fácil bajar de la bici o ponerte de pie delante del sillín cuando paras.

Si  acabas pedaleando con un movimiento de caderas que sería la envidia de Shakira o pedaleas con las puntas de los pies y pareces un péndulo encima de la bici, sin duda llevas el sillín demasiado alto.

Ajusta bien la altura de tu sillín o acabarás con dolores de rodilla o una buena lesión. Hacerlo es relativamente sencillo simplemente multiplica la longitud de tu entrepierna por 0,883 y tendrás la distancia desde el centro del eje de pedalier hasta la parte superior del sillín.

 


12 – Si sientes algún cosquilleo, no es que estés enamorado de tu nueva bici y tengas mariposas en el estómago, es que algo no marcha bien.

Si sientes que cosquillea o se entumece alguna parte de tu cuerpo presta atención, necesita algún ajuste, en tus calas (si se te duermen los pies), en tu sillín (retroceso, inclinación …) si son los genitales, en tu potencia (longitud) si notas algún doler en la espalda … no lo dejes pasar porque puedes acabar lesionado.

 


13 – No vayas de listo

Seguro que has leído un montón de términos sobre técnicas de conducción, componentes de bicicleta de última generación, rutas y lugares para montar flipantes … cosas que te suenan y no sabes ni lo que son … es mucho más sano escuchar, preguntar  y aprender que querer ir de listillo y decir barbaridades. Te ganaras mucho mejor el respeto de tus compañeros con humildad e interés que con pedantería.

No quieras saberlo todo, escucha y aprende de los más experimentados

No quieras saberlo todo, escucha y aprende de los más experimentados

 

14 – Disfruta, disfruta y disfruta

Sobre todo disfruta, da igual que seas novato o que lleves 50 años montado sobre una bicicleta. Es lo más importante, disfruta, comparte, conoce gente y lugares nuevos, relájate, siente la adrenalina, respira … ¡pedalea!

Compartelo si te ha gustado

2 Comments on “14 consejos para no parecer tan novato sobre tu bici de montaña”

  1. Eduardo dice:

    Hola Gabi.

    Pues yo alguna vez, he dado alguna vuelta de campana, por clavar el freno delantero, jeje. En cuanto a los pedales, que tal funcionan los semiautomáticos?

    Un saludo.

    1. Gabi Gabi dice:

      Hola Eduardo, a todos nos psa alguna novatada de vez en cuando jajaajaja. Respecto a los pedales semi-automáticos, a mi personalmente no me gustan, voy mucho más cómodo con los automáticos. Los semi-automáticos tienen la pega de que la parte para enganchar la cala, por su mayor peso, siempre quedará abajo.

      Sin embargo, si son para una bici que a menudo utilices para otros menesteres (aparte de para ir dar pedales), como ir a trabajar, dar algún paseo informal de vez en cuando pueden ser una buena opción para poder ir con calas en tus rutas y con zapato “normal” en otras ocasiones.

      Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos

Nuestas camisetas!

Camisetas ciclismo y senderismo

Mira!

Webs amigas sobre naturaleza

Webs amigas sobre senderismo

No te pierdas…

Facebook

Likebox Slider Pro for WordPress